martes, 22 de marzo de 2011

Hoy he tenido una de esas tardes en las que piensas, te cuestionas si estás dispuesta a seguir como hasta ahora por mucho más tiempo, incluso si en realidad estás tan mal.
Una de esas tardes en las que no puedes evitar arrepentirte de ciertos momentos, aunque no sea tu estilo; en las que no estas del todo contenta con lo que haces, no te gusta cómo actúas, pero no sabes cambiar. Una de esas tardes en las que te gustaría que alguien te abrazase por la espalda y te dijese: "para mí, eres perfecta."

1 comentario: