sábado, 28 de mayo de 2011

No quisiera yo morirme sin tener algo contigo..

Nunca, en la vida, me había pasado algo parecido.
Todo lo que esta pasando es muy confuso, tanto que ya no se como actuar.
Siento que puedo vivir sin ti, que no eres imprescindible en mi vida, pero, a la vez me muero por volver a caer rendida entre tus brazos y tus besos, y, que me vuelvas a cautivar con esa sonrisa.
Te veo y siento que quiero que me abraces como lo hacías antes, que no me sueltes....
Pero, a la vez no tengo ilusión porque esto pase, no estoy obsesionada contigo, no me molesta no tenerte.
Creo que tan solo tengo el deseo de poder disfrutarte, que lo que pasa es que estaba tan cómoda entre tus brazos que no quiero que se acabe, que tus besos me hacían sentirme tan, tan, tan bien que quiero volver a sentirlos, solo eso.
Se que te quiero, pero, a veces, cuando se ha sentido tanta decepción, solo con eso no basta..

miércoles, 25 de mayo de 2011

:)

+En todo este tiempo he llegado a comprender que puedo sobrevivir sin ti.
-Yo también se que puedo, pero, no quiero..
+No he acabado. Puedo vivir sin ti, pero, nada me ha hecho tan feliz en todo este tiempo como ver ahora mismo tu sonrisa.

...

Si en algún momento dije "te quiero" es porque lo sentía. Porque yo odio ese tipo de personas que al empezar una relación o incluso antes (según ellos) están totalmente enamorados.
Aun no tengo muy claro porque lo hacen, quizá se sienta obligados, pero, si tengo claro que no son personas sinceras.
No me gustan esas personas y no me gustaría llegar a ser así.
Yo soy de ese tipo de personas que no dice te quiero de buenas a primeras y sin sentirlo porque puede gustarte mucho una persona y no por eso tienes que quererle y decirle que si, que le quieres, seria mentir y una relación basada en mentiras no va a ningún sitio...
Soy de esas personas que en el momento que siento que sí, que le quiero, lo miro a los ojos y se lo digo.
Quizá haya personas a las que esto les parezca absurdo, pero, yo creo que lo mas absurdo que puede haber en este mundo es mentir.

sábado, 14 de mayo de 2011

·#

Que a veces duele recordarlo.
Cada caricia, cada "Te quiero.", cada abrazo, cada beso, cada segundo a su lado, cada paseo, cada sonrisa, cada mirada, cada muestra de amor, cada detalle, cada gesto... TODO...
Pararte a pensar en lo sucedido, saber que no querías que acabara, que no quieres que acabe.
Recordar las cosas bonitas que te dijo, recordarte enamorada...
Recordar como cada mañana, al despertar, ya estaba en tu cabeza e inconsciente mente cogías tu móvil y le mandabas un mensaje para decirle que lo querías porque si no le decías todos y cada uno de los días que le querías, que era lo mejor que había en tu vida, que nunca encontrarías a nadie como él y que no le ibas a fallar nunca reventabas, y darte cuenta que no salia ni una milésima de segundo de tu cabeza, que ya formaba parte de tus decisiones, que solo buscabas hacerle feliz, que querías estar con él todo el tiempo del mundo, que la semana se te hacia larguísima solo porque esperabas verle, que te pasabas las tardes pensando en la forma de demostrarle que le querias, en la forma de sacarle una sonrisa. Y recordar también que las horas antes de verle se te hacían eternas y las que estabas a su lado cortísimas, que dijeran su nombre y saliera de repente ese brillito en tus ojos, lo ilusionadísima que estabas y lo contenta que te ponías con cada una de sus palabras, cada vez que escuchabas un te quiero de su boca, cada vez que te decía que como tu no había otra y que jamas te iba a fallar. Y es que cada momento a su lado era el mas bonito, cada tontería de pareja, cada apelativo cariñoso suyo ya se te ha pegado a ti de por vida y cada broma también, su frase típica ya era tu frase típica y la tuya ya era suya y ya no podías parar de sonreír.
Al recordarlo sientes nostalgia, y quizá tus lagrimas broten al echarlo de menos y darte cuenta de que nunca mas volverá a pasar.
Pero, lo realmente doloroso de todo esto no es recordarlo, es darte cuenta de que sigues esperando su mensaje todas las mañanas, de que sigues esperando cada día verle, de que te sigues poniendo nerviosa cuando te mira, de que le ves y de lo único que te entran ganas es de decirle que le quieres, de besarle, de abrazarle, de acariciarle... Que sigues esperando que sea él quien saque tus sonrisas, que sea él quien este ahí cuando tienes un problema, que siga contando contigo, que nunca se vaya de tu lado, que todo vuelva a ser como antes...
Lo mas doloroso es darte cuenta de que pasa el tiempo y no lo olvidas, que cuando estas mal ya no es él quien te abraza. Es ver que él si te olvida, es saber que nunca en la vida volverás a vivir una cosas así, que nunca te pasara nada tan bonito como él, que no volverás a sentir lo mismo en la vida, que no querrás a nadie como en su día lo llegaste a querer a él. 
Lo doloroso es verle y saber que no puedes hacer nada y sentir esa impotencia que te come por dentro y termina por matar tu alegría, es saber que todo esta muerto y que tu sigues incondicional e irrevocablemente enamorada de él.

miércoles, 11 de mayo de 2011

Siempre vivir a tus maneras (8)

Me he dado cuenta de que no importa como empiecen las cosas lo que importa es como acaban, que la peor sensación es la de la incertidumbre, no saber si al fin las cosas están acabadas por completo.
Que me encanta levantarme, ver el sol entrar por mi ventana y ese olor a café.
Adoro los paseos por la playa al anochecer.
Me encantaría poder viajar a todas partes, a todos los rincones del mundo, coger mi maleta e irme donde quisiera, conocer lugares nuevos, gente nueva...
Y también conocer por fin el amor. Me gustaría encontrarme con alguien despierto, simpático, bromista, cariñoso, sincero, amable...
Me gustan esas mañanas de verano en las que te despiertas a las 9 de la mañana con una energía increíble y esas locas ganas de vivir, pasar los días con mis amigos, reírnos a mas no poder, salir de fiesta y que no nos importe lo que piensen los demás.
Pasarnos las noches sentados en un banco, pipas y sin parar de hablar y hablar y hablar...
Me gustan los yogures con mucho azúcar, las fresas con mucha nata y el café poco cargado.
Disfrutar todos los momentos de la vida, que me haga feliz el mínimo detalle y sonreír al recordarte.
Me encanta sentarme en un prado lleno de flores, cuando el sol ya se esta quitando y pensar en todas las cosas que pasaron en mi vida, su sonrisa, sus besos, sus caricias, todos los momentos felices junto a él que aun me hacen sonreír e imaginar mi futuro, soñar con como sera mi vida, las cosas que me gustaría que pasasen, que quiero hacer y con quien y darme cuenta de que nada sera como yo soñé y que eso es lo mas bonito, que la vida me ira sorprendiendo día a día, que nada sera como yo quiero y a veces sera mejor y otras peor pero siempre habrá una razón por la que así sea y es que en resumidas cuentas lo que ami me gusta es vivir la vida y soñar para poder ir cumpliendo mis sueños... :)

sábado, 7 de mayo de 2011

Y solo quedan estos putos recuerdos que no se van...


Hoy he pasado la noche en vela, he pasado una noche de esas que ya hacia tiempo que no pasaba y si, te he recordado o mejor dicho, no has salido de mi cabeza.
Es increíble, ¿como puede haber tantos recuerdos en tan poco tiempo?
No se, quizá tu ya ni los recuerdes pero yo he recordado:
La primera vez que te vi, que aunque tu creas que fue hace poco estas totalmente confundido, hace muchísimo tiempo que te vi por primera vez...
También recordé como empezó todo y la manera en la que me liaste para que de ninguna manera pudiera decir que no aunque igualmente no lo hubiera dicho...
Y el primer beso que me diste, aquel día no esperaba sentir nada y fuiste tan cariñoso conmigo que me quede prendada, que no pude dormir pensando de donde había salido y porque coño no habías aparecido primero. Era el primer día y ya sentía que te necesitaba...
Recordé cada caricia, cada beso, cada paseo de la mano.
Recordé cada abrazo.
Cada vez que tenia que marchar y no te quería soltar por nada el mundo
Recordé también cada te quiero Yurema, y todas y cada una de las cosas que tu me dijiste están grabadas a fuego en mi cabeza, nadie podrá borrarlas...
Recuerdo todos los momentos buenos porque parecerá imposible pero a tu lado no hubo ni uno malo, ni una discursión ni una riña porque simplemente eras perfecto.
Y esa manía que cogiste de llamarme estúpida que yo te decía que no me insultaras y hoy al fin me di cuenta de que me encantaba.
Y también recordé como sin querer todos los días me despertaba a las siete de la mañana esperando tu mensaje y hasta que no llegaba no podía dormirme de nuevo.
Como me estremecía cuando me cogías por la cintura.
Me gustaba mirarte a los ojos y que te pusieras nervioso y me dijeras "¿que?"...
Me gustaba verte sonreír...
Y ahora me duele ver que todo ha cambiado, que eras perfecto y ya no. Que me has decepcionado. Que ya nunca volveremos a vivir nada parecido y que siento que eras tan perfecto que nunca mas encontrare a alguien que este a tu altura. Que se a jodido todo y solo quedan estos putos recuerdos que no se van...

viernes, 6 de mayo de 2011

Tal vez...

No me reconozco, nunca pensé poder ser así, nunca creí tener esta fuerza de voluntad, nunca había echo nada parecido...
Siempre había sido yo la buena, siempre había callado todo. Si, discutía, me enfadaba, quizá ni le hablaba pero nunca hasta el este punto, hasta el punto de preferir sufrir ahora lo que a la larga sufriría a su lado.
No me conozco y esto esta empezando a asustarme, no se porque motivo hago esto, quizá ya este cansada de callarme lo que me molesta y he explotado, quizá ya no sea la misma niña de antes, sigo siendo una niña, pero quizá ya no tanto, pero creo que el motivo por el que hago esto es la decepción, haber pensado que nunca en la vida el podría hacerme daño y que lo haya hecho, a ver pensando que podrían pasar mil cosas menos esto, no saber hasta donde era capaz de llegar y aun mas doloroso que todo lo que halla podido pasar entre nosotros es que me he dado cuenta de que a el tampoco le conozco.
Las cosas han cambiando mucho en este poco tiempo, creo que es hora de cambiar de vida, creo que es hora de retomar el camino, hora de decir adiós...