sábado, 14 de mayo de 2011

·#

Que a veces duele recordarlo.
Cada caricia, cada "Te quiero.", cada abrazo, cada beso, cada segundo a su lado, cada paseo, cada sonrisa, cada mirada, cada muestra de amor, cada detalle, cada gesto... TODO...
Pararte a pensar en lo sucedido, saber que no querías que acabara, que no quieres que acabe.
Recordar las cosas bonitas que te dijo, recordarte enamorada...
Recordar como cada mañana, al despertar, ya estaba en tu cabeza e inconsciente mente cogías tu móvil y le mandabas un mensaje para decirle que lo querías porque si no le decías todos y cada uno de los días que le querías, que era lo mejor que había en tu vida, que nunca encontrarías a nadie como él y que no le ibas a fallar nunca reventabas, y darte cuenta que no salia ni una milésima de segundo de tu cabeza, que ya formaba parte de tus decisiones, que solo buscabas hacerle feliz, que querías estar con él todo el tiempo del mundo, que la semana se te hacia larguísima solo porque esperabas verle, que te pasabas las tardes pensando en la forma de demostrarle que le querias, en la forma de sacarle una sonrisa. Y recordar también que las horas antes de verle se te hacían eternas y las que estabas a su lado cortísimas, que dijeran su nombre y saliera de repente ese brillito en tus ojos, lo ilusionadísima que estabas y lo contenta que te ponías con cada una de sus palabras, cada vez que escuchabas un te quiero de su boca, cada vez que te decía que como tu no había otra y que jamas te iba a fallar. Y es que cada momento a su lado era el mas bonito, cada tontería de pareja, cada apelativo cariñoso suyo ya se te ha pegado a ti de por vida y cada broma también, su frase típica ya era tu frase típica y la tuya ya era suya y ya no podías parar de sonreír.
Al recordarlo sientes nostalgia, y quizá tus lagrimas broten al echarlo de menos y darte cuenta de que nunca mas volverá a pasar.
Pero, lo realmente doloroso de todo esto no es recordarlo, es darte cuenta de que sigues esperando su mensaje todas las mañanas, de que sigues esperando cada día verle, de que te sigues poniendo nerviosa cuando te mira, de que le ves y de lo único que te entran ganas es de decirle que le quieres, de besarle, de abrazarle, de acariciarle... Que sigues esperando que sea él quien saque tus sonrisas, que sea él quien este ahí cuando tienes un problema, que siga contando contigo, que nunca se vaya de tu lado, que todo vuelva a ser como antes...
Lo mas doloroso es darte cuenta de que pasa el tiempo y no lo olvidas, que cuando estas mal ya no es él quien te abraza. Es ver que él si te olvida, es saber que nunca en la vida volverás a vivir una cosas así, que nunca te pasara nada tan bonito como él, que no volverás a sentir lo mismo en la vida, que no querrás a nadie como en su día lo llegaste a querer a él. 
Lo doloroso es verle y saber que no puedes hacer nada y sentir esa impotencia que te come por dentro y termina por matar tu alegría, es saber que todo esta muerto y que tu sigues incondicional e irrevocablemente enamorada de él.

No hay comentarios:

Publicar un comentario