miércoles, 13 de julio de 2011

Merece la pena buscarte, merece la pena esperar...

Quiero alguien simpático, gracioso, dulce, amable, con sentido del humor, divertido...
Alguien que le encante salir y pasárselo bien, no solo salir y beber, sino, bailar y hacer el tonto, abrazarme y que cuando nos queramos dar cuenta sea de día y lo hayamos pasado como nunca, que no pueda pasar un solo día sin saber como estoy, que me diga "que guapa estas" cada vez que me mire, que me quiera como a nadie, que no sea un pesado pero que no se le olvide recordarme de vez en cuando que me quiere, que me mire y me sonría a cada instante, que se moleste cuando no puede verme, que mire a otras y luego me mire y se ria de mis celos tontos, que no de por echo que voy a estar con el todo la vida pero que no lo dude, que no me quiera mas de lo que debe y que no piense que le quiero por encima de todas las cosas, aunque yo lo haga.
Que me despierte cada mañana, que sus ratos libres sean míos, que no se olvide de besarme antes de irse, que me pique hasta que me enfade y luego me haga la pelota, que me abrace cuando note que lo necesito, que me preste su chaqueta cuando haga frió aunque yo le diga que no, que sea detallista, que no se le olvide mi cumpleaños, nuestro aniversario, o cualquier fecha concreta, pero que tampoco se obsesione con ello, que me sorprenda cada día con una cosa nueva, que sea un tanto romántico y a la vez un poco pasota...
Pero sobre todo yo quiero alguien que me valore, que me quiera, que intente entenderme, que tenga paciencia y que no tenga que perderme para darse cuenta de que me ha encontrado...

martes, 12 de julio de 2011

Si me largo para siempre es porque no puedo más...



No tengo nada que perder, sólo el miedo a la soledad.
Me temo que esta vez es el fin, adiós amor, adiós mujeres. Debe ser un caso de incompatibilidad de caracteres. 
Cada vez que digo que sí ella en cambio opina que no, siempre que prefiero dormir ella insiste en hacer el amor, si la engaño con una rócker, ella me la da con un mod, cada vez que yo ligo un póker ella lleva una escalera de color.Cuando le propongo salir me contesta “ni pensarlo, hogar, dulce hogar”. Canto algo de Bob Dylan y protesta (maldición, su rollo es el vals). Si me excita el sesenta y nueve me grita: “quiero un cuarenta y dos”. Siempre que en mi piso de Tabernillas llueve en su buhardilla brilla el sol....

sábado, 9 de julio de 2011

¿Alguna vez has tenido una gran historia de amor?

No un amor de ir de bares o de ir por ahí de excursión... 
Un amor de los que se te agarra aquí y parece que no puedes respirar. Yo sí, eres . Y de ese gran amor uno no se olvida en la vida, y llega un momento en que se te olvida por qué se acabó y sólo recuerdas que es tu gran amor y entonces aparece de nuevo, y crees que todo es posible, que ese puede ser el momento en que funcione. Tenía que probarlo pero claro, se me olvidaba que lo mío contigo no funciona y que no funcionará nunca por muy gran amor de mi vida que sea, porque ya pasó. Tenia razón todo el mundo. Me equivoqué esos cuatro días, como un espejismo. Y creo que tengo derecho a equivocarme, aunque vaya y vuelva millones de veces y os vuelva locos a todos y creo que todo esto me ha hecho madurar.