sábado, 13 de agosto de 2011

Te quiero.

Me gusta llegar a el sitio donde estés y que no puedas esperar un solo segundo para venir a verme, que digas alguna tontería sobre otra y después me digas que no me enfade que es broma, que no puedas pasar ni un día sin saber de mi, que te pongas serio cuando hablo de otros, quedarme mirándote y te salga esa sonrrisilla, que te enfades cuando no quiero ir contigo a algún lado, que te impacientes cuando no llego, que cada vez que puedes vengas a verme, que te guste salir y hacer el tonto, pasártelo bien y que no cambies cuando yo estoy delante.
Me gusta mirarte sin que te des cuenta y pensar que hasta el momento has sido el único que ha estado incondicionalmente a mi lado, el único que se ha preocupado por mi, el único que siempre me echa de menos y nunca en la vida me ha echado de más, has sido ese que hacia mil y una tonterías para llamar mi atención  ese que va donde yo este pase lo que pase, has sido el que siempre me ha tenido en cuenta en sus planes, el que sale hasta las tantas y después me pide perdón porque se siente culpable aunque sabe de sobra que ami no me importa.
Me gusta darme cuenta de que has sido el que mas sonrisas ha conseguido sacarme en toda mi vida, el que me lo ha perdonado todo, el que de bien que se porta conmigo a veces parece tonto...
Pero sobre todo, ¿sabes de que me gusta darme cuenta?
De que llegados a este punto en el que tengo la gran suerte de tenerte quiero que sepas que para mi, lo eres todo.

2 comentarios: