jueves, 19 de enero de 2012

Catorce.

Yo no quiero una promesa de eternidad, no quiero la seguridad de que estarás siempre conmigo.
Yo quiero que me quieras día a día y que me des confianza poco a poco, que cada vez que me abraces sienta lo mismo por mucho tiempo que pase y que sigamos muriéndonos de ganas de vernos.

Quiero que cada segundo a mi lado seas feliz pero, que sepas que no voy a cambiar por ti.
Y no quiero que tu pensamiento sea el de ser felices siempre, quiero que pienses en hacerme feliz día a día.
Simplemente quiero conformarme con saber que hoy me despertare a tu lado.

martes, 3 de enero de 2012

:)


La mayoría de las niñas dicen soñar que son princesas y que su príncipe azul es perfecto…
No sé por qué pero yo nunca he sido de esas.
Siempre me ha aterrorizado el compromiso, nunca he soñado con un para siempre ni tampoco creía en el…
He de decir que me asusta, me asusta mucho, me asusta el hecho de pensar en una rutina eterna, en el momento en el que la pasión se pierde, en ese momento en el que se dejan de ver las virtudes del otro y ya solo ves defectos, ese momento en el que estas cansada de ver siempre lo mismo y ya no recuerdas la sonrisa que tenias al verle, ese instante en el que la costumbre se apodera de tu vida…
Pero ahora ha llegado él y siento que no lo quiero perder nunca, lo cual, contradice mi forma de ser.
No sé si lo quiero más o menos que a los demás pero sé que le quiero como no quise nunca a nadie.
Sé que le hago dudar pero si no quiero tanta seriedad es para evitar que la rutina me haga cansarme y poder llegar a dejar de quererle, no sé por qué pero él me ha hecho cambiar, ha cambiado mi vida y mi forma de pensar.
Él está aquí cuando quiero reír y cuando quiero llorar, cuando quiero salir o cuando quiero descansar, siempre está aquí, siempre que le necesito.
Nunca he sido una persona dependiente, es más, a veces he sentido que necesitaba estar sola, me agobia constantemente la gente pero ahora, ahora nunca quiero que se vaya de mi lado, me cuesta horrores separarme de él y eso que se que al día siguiente le veré.
También se que no soy tan cariñosa como otras personas y que me cuesta muchísimo decir lo que siento, pero hoy voy a admitir que le quiero, que siempre se dice lo mismo pero yo nunca me había sentido así y también he de decir que me he enamorado.