jueves, 19 de enero de 2012

Catorce.

Yo no quiero una promesa de eternidad, no quiero la seguridad de que estarás siempre conmigo.
Yo quiero que me quieras día a día y que me des confianza poco a poco, que cada vez que me abraces sienta lo mismo por mucho tiempo que pase y que sigamos muriéndonos de ganas de vernos.

Quiero que cada segundo a mi lado seas feliz pero, que sepas que no voy a cambiar por ti.
Y no quiero que tu pensamiento sea el de ser felices siempre, quiero que pienses en hacerme feliz día a día.
Simplemente quiero conformarme con saber que hoy me despertare a tu lado.

1 comentario:

  1. Hola Yurema, nada es eterno querida amiga, el amor no es una excepción..pero mientras dura....
    Gracias, pasa buen día, besos duraderos..

    ResponderEliminar