sábado, 17 de marzo de 2012

Te quiero!

La verdad, no se muy bien por donde empezar.
Creo que debería hacerlo por su sonrisa, o por sus besos. Por sus caricias o sus abrazos. Por sus palabras, por sus miradas o simplemente por su respiración.
Él: es un conjunto de cosas maravillosas y necesarias en mi vida.
Necesito provocar su sonrisa cada segundo de mi vida y que no pase más de un minuto sin darme un beso. Que pase sus manos sobre el contorno de mi cuerpo y me abrace como si no hubiera mañana. También necesito que me susurre al oído, ver sus ojos alegres y brillantes cuando me mire. No verle y sentir su respiración a mi lado.
Lo que yo necesito es a ÉL.
Por que me encanta despertar y sentir nuestros pies entrelazados y sin abrir los ojos sentir su respiración tras mi espalda. Me encanta que no dependa de mi aunque me eche de menos cada segundo y que no pueda evitar sonreír cuando me mira, que alguien me nombre y le brillen los ojos, que se ponga nervioso cuando le miro y brillan los míos.
Me encantan todas las cosas que hay entorno a él, hasta el peor de sus defectos es encantador.
Me gustaría poder gritar a los cuatro vientos que le quiero y saber que nada va a poder con este amor.